“La pequeña Australia”

“Estar preparado es importante, saber esperar lo es aún más, pero aprovechar el momento adecuado es la clave de la vida.”

Arthur Schnitzler

potada

Antes de llegar a Sydney tuve que tomar un decisión de lo mas difícil. Para mi Oceanía era un sueño y una de las razones para que mi billete de avión se encareciera. Pero no eran ni Nueva Zelanda ni Australia por los países que suspiraba, sino mas bien por Tonga y las Islas Marquesas o por lo menos alguna isla de la Polinesia. Llegué a Australia en fechas muy malas, en plenas navidades, así que todos los vuelos eran demasiado caros. Podía quedarme esperando en Nueva Zelanda para salir a Tonga, pero la verdad es que el país también era carísimo y una vez marchada mi Ama me vi enfrentado a la realidad del país..hasta los hosteles mas baratos me parecían carisimos !

De esta forma, muy a mi pesar, me “cargué” las islas Tonga y las islas Marquesas, pero creo que fue una decisión acertada teniendo en cuenta mi presupuesto y mi intención de alargar el viaje. La intención es poder darle un buen repaso a Asia y luego meterme en África, pero antes os cuento mi semana de estancia en Australia.

Llegué a Sydney desde Auckland y la verdad es que me quedé alucinado con lo bonita que es la ciudad pero no menos alucinado con los precios de los Hosteles. Los dos primeros días los dediqué a “patearme” la ciudad. Me encantó toda la zona de la famosa Opera cuyo edificio han convertido en autentico símbolo de la ciudad.

opera

Caminando desde mi centrico Hostel por la comercial calle Saint Pitt, en 15 minutos me encontraba en la Bahía donde se construyó la opera. Disfruté de esta zona y sobre todo del museo de arte moderno con una exposición temporal de una artista que me encantó.

En Australia casi no quedan aborígenes auténticos, bastantes menos que Maoris en Nueva Zelanda. Mientras paseas por la bahía puedes ver a varios tocando el Dijeridu con un pequeño “Sound System” al lado. Van pintados como iban sus antepasados y la verdad es que tocan muy bien aunque me dio un poco pena verlos así en la ciudad, sabiendo lo que una vez mas hemos hecho los occidentales con su cultura.

Aprovecho para comentar que me alegré mucho de escuchar al primer ministro de Australia pedir disculpas en nombre del país a los aborígenes, pero no puedo dejar de pensar porque en otros países todavía no han hecho lo mismo…Esta claro que es un detalle que no va a devolver la vida a los afectados, pero dice mucho de un dirigente o por lo menos de su inteligencia..ya podían otros tomar nota..

Otra parte preciosa de la ciudad es la zona del Aquarium donde se encuentra también el puerto y un montón de edificios imponentes mirando a esta preciosa bahía.

sid

A Sydney le han dado hace poco el titulo de ciudad con mayor calidad de vida y uno entiende porque cuando ve la infraestructura de esta ciudad: el metro, las bahías, la limpieza, el comercio, los parques como Hayde park en pleno centro…

En otra zona de la ciudad, un poco mas alejada del centro se encuentra el puerto pesquero y el mercado de pescado con un buen numero de restaurantes donde degustar la pesca fresca del día. Es autentico, se come muy bien y da gusto ver el pescado fresco y todas las variedades que tienen. Australia esta muy cerca de Asia y se nota en la mezcla de nacionalidades que hay en esta ciudad. En este mercado la mayoría son asiáticos pero la flota de barcos pesqueros pertenece a una familia de origen siciliana y los barcos no son tan diferentes a los de mi querida Hondarribia.

peskata

En estos dos días también visité una exposición de fotografías que me dejó impresionado. No me apasionan las ciudades, desde luego vivir una vida entera en una no podría, pero me encanta visitarlas por todas las actividades culturales que uno encuentra. Esta exposición de fotos de animales salvajes unida a otra de cultura aborigen me alegraron el segundo día que recorrí la ciudad.

elefant

El Hostel en el que pasé dos noches era el típico hostel muy fiestero y la verdad es que no me apetecía nada salir así que no me integré demasiado con la gente. En este típo de hosteles las habitaciones mas baratas son de hasta 12 personas por habitación. Gente joven, fiesta..todo esto suele provocar situaciones como la que viví. Mi vecina de litera se trajo a un amigo y se “tiró” toda la noche haciendo practicas.. con lo cual me pasé toda la noche balanceándome en la litera de arriba. Menuda nochecita, os podéis imaginar..

h

El tercer día salí para las “Blue Montains”. Sin tener muchas ganas de quedarme mucho tiempo y al ser tan grande el país tenia dos posibilidades: salir para las playas de la zona o salir a esas montañas a apenas unas horas en tren. Me incliné por lo segundo y me fui directo a un Hostel que me había recomendado un chico que conocí en Nueva Zelanda: el Flying Fox hostel.

sisters

Pasé 4 noches en el Flying Fox visitando la zona y charlando con la gente que me encontré. Australia es casi un continente y por eso lo descarté en mi viaje. Casi todo el mundo que conocí había venido a pasar como mínimo 6 meses y al ser tan grande casi todos viajaban en furgos que compraban para venderlas al final del viaje. El primer día intenté salir para las montañas, pero la niebla no me dejó, así que la alterativa fue quedarme de charla con mis nuevos amigos del hostel compartiendo vino y aceitunas… como en casa !!

niebla

Nick, un francés que estaba a cargo del hostel, había llegado hasta Australia desde Francia haciendo gran parte del viaje por tierra por la ruta de la seda..Turkia, Azerbaiyán, Pakistan..etc…había tenido que saltarse Irán por que le habían dicho que era peligroso, pero ahora se había arrepentido porque había conocido gente que lo había cruzado sin problemas y además hablaba maravillas del país.

Me dió una idea: si no puedo llegar a África he decidido volver a casa por tierra. Como a estas alturas ya tengo dudas de llegar a África en Abril, sino puedo volar hasta allí por mi cuenta y tengo que sacrificar ese continente por lo menos puedo hacer una vuelta a casa interesante, saliendo desde la India y atravesando Pakistan, Iran, Turkia..etc.. en fin como veis viajo físicamente y también a veces mentalmente…

De vuelta a las “Blue Mountains” os diré que es un parque nacional que está muy cerca de la ciudad de Sydney (unos 80 km) y en su mismo estado: Nueva Gales del Sur (New South Wales). Este parque es digno de ver: ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y es uno de los más visitados de Australia (los últimos datos dicen que es visitado por alrededor de tres millones de personas).

viston

La vista de todo el parque desde los diferentes miradores es alucinante. Además las Tres Hermanas (The Three Sisters), las tres montañas que se pueden ver en el parque son consideradas una de las imágenes más emblemáticas de toda Australia.

Su historia aborigen sobre el nombre “Tres hermanas” cuenta que tres mujeres de la tribu Katoomba se enamoraron de 3 hombres de la tribu Nepea. El padre de las muchachas no aprobaba esta relación y cuando los hombres vinieron a pedirlas en matrimonio se negaron, lo cual ocasionó una guerra. Para proteger la vida de las hermanas, el brujo de la tribu las convirtió en piedra, pero él mismo resultó muerto en la batalla, y siendo el único que podía liberarlas así se quedaron para siempre como recuerdo de la batalla. Bonita historia…

Salí para las “Three Sisters” e hice un recorrido que consiste en bajar 900 escaleras hasta la base de dichas rocas y desde allí hacer un trekking entre la selva hasta llegar a las “Katoomba Falls”, unas cascadas preciosas que también se pueden ver por un teleférico que han instalado en la cima.

cascada

También hay un tren para hacer el recorrido pero mi objetivo era andar y no usar estos artilugios que en mi opinión además se cargan el paisaje.

funicular

Enseguida uno se sumerge en pura selva y la verdad es que fue un día maravilloso, vuelta a conectar con la naturaleza algo que necesitaba. Me parece que me estoy aficionando a perderme en la selva porque tras el paso civilizado por Nueva Zelanda y Sydney necesitaba fundirme otra vez con la “pacha mama” y sin duda en este lugar uno lo hace sin problemas. Volví cansado pero feliz por el día de caminata y llegué al Hostel donde me esperaba otra sesión de charla, vino y aceitunas. Realmente un lugar recomendable el Flying Fox.

lagarto

Al día siguiente salí para el “Gran Canyon”, el otro trekking que hay que hacer si uno se acerca a las “Blue Mountains”. Salí con tres chicas del hostel ya que el dueño se ofreció para llevarnos a todos en coche en lugar de coger el autobús y me ví en un grupo que tenia pinta de todo menos de montañero. En realidad lo pasé bien porque me reí bastante, sobre todo con una de las chicas, medio turka medio inglesa, que era bastante graciosa. La caminata que normalmente se hace en tres horas nos tomó 5 así que el ritmo fue de risa pero el “Gran Canyon” es espectacular.

r

El recorrido transcurre entre una garganta estrecha, rodeada de unas paredes de roca enormes, cientos de riachuelos y vegetación desbordante. (jamás vi helechos de este tamaño).

helecho

El sendero está preparado para andar, pero no deja de ser salvaje y sorprendente. Al final del día tras subir una pronunciada cuesta llega la recompensa final. La vista del Gran Canyon es sin duda espectacular, un autentico regalo tras la ultima dura cuesta.

Tras hacer la ultima sesión de fotos en la cima y charlar con varios personas que nos encontramos, una pareja de alemanes nos acercó hasta la carretera donde cogimos el autobús y volvimos al Hostel donde siguió el animado intercambio cultural entre un montón de diferentes nacionalidades. Al día siguiente me dediqué a visitar un poco la ciudad asomarme otra vez a las “Three Sisters” y leer, así que un día mas tarde salí para Sydney de nuevo con la intención de coger mi avión para Jakarta !

No hace falta decir que cambié de Hostel, pero tampoco fue a mejor y antes de salir del país me pasé por “Bondi Beach”, la famosa playa de Sydney donde pude ver el ambiente playero Australiano. No me apasionó el lugar..mucha gente, cultura playera, lucimiento de cuerpos y demás.. pero pasé un día de playa tranquilo. En realidad me acerqué al lugar porque una gran amiga mía trabajó aquí una temporada hace ya bastantes años…así que me hacia ilusión pasar por el lugar e imaginármela trabajando en uno de los muchos restaurantes… Ainho, I saw you here !!!!

bondi

Al día siguiente, víspera de navidad, cogí un vuelo que esta vez si me llevaría a un nuevo mundo…. Asia !!

Como decía al empezar este relato he tenido que sacrificar dos puntos importantes de mi viaje y acortar significativamente mi estancia en Oceanía. Son decisiones difíciles pero que hay que tomar y me quedo con las ganas de conocer mas de este continente. Han sido 5 días en isla de pascua 20 en NZ y 10 en Australia. Me ha gustado mucho lo que he visto pero me quedo con las ganas de conocer la cultura de la Polinesia…pero no os preocupéis..sigo maquinando mi próxima vuelta al mundo…jeje..

AGUR OCEANIA. MILA ESKER ETA HURRENGO ARTE !!!

caca

Anuncios

~ por vagabundeando976 en diciembre 24, 2007.

Una respuesta to ““La pequeña Australia””

  1. ¿Que pasa Ernes? te has perdido entre Oceania y Asia o que? ¿Nos dejas con el cuento a medias en tu vuelta al mundo? Ahora que estamos enganchados!! ea zutaz zerbait dakigun laster, edo preokupatzen hasi beharko dugu? Animo txapeldun!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: